adaptación colectiva
En un país como el nuestro, nos encontramos aún con varias ciudades que se consideran “jóvenes”, que llevan tan sólo unas décadas de existencia y aún parecieran estar configurándose debido a lo mismo.

Tal es el caso de Lo Barnechea. Aunque el “Pueblo” existe desde el Siglo XIX, la administración y conformación de nuestra comuna no se hizo oficial si no hasta la última parte del 1900.

Quizás en comparación a aquellas urbes más longevas del país puede verse como en desmedro, pero yo siempre lo he visto como una oportunidad. Pues aún la comunidad está creciendo, cambiando, y sin duda eso es una invitación constante a innovar.

Cuando pienso en eso, me refiero a que, primeramente, aún hay mucho por hacer. En un municipio, ningún día es igual a otro y siempre habrá una nueva necesidad por cubrir. Y en el caso de una comuna joven, esto implica que aún hay sorpresas y desafíos por sortear.

Aprender, buscar soluciones, conocer casos, escuchar a los vecinos. Estas acciones son parte del proceso de construcción de identidad de cada sector. Y en Lo Barnechea amamos esto.

No sólo nuestra historia aún es corta y nos permite mucho por descubrir y crecer, si no que también su población es joven y también muy diversa. Durante los años de gestión en los que se me ha permitido ejercer como alcalde, he aprendido a sorprenderme y aprovechar dicha característica.

En la diversidad está el gusto, y por lo mismo me alegra ver que esta exista en Lo Barnechea, ya que nos lleva a buscar diferentes soluciones, actividades e iniciativas para la gente.

Cómo avanzar y crecer en experiencia

 Sin importar los años que se tengan como comuna, reinventarse y buscar innovar es una necesidad hoy en día. A la misma velocidad en la que se actualizan la sociedad, debe moverse un municipio. Tenemos que ir a la par, o pasos más adelante, que la ciudadanía.

Y esto se aplica en todo sentido. Como decía anteriormente, para nosotros la longevidad de nuestro territorio no es una piedra de tropiezo. Más bien ha sido nuestro lema para transformar Lo Barnechea, para no temer atrevernos en las opciones que tomamos.

Por sobre todo, estas características nos han hecho entender que nunca la tarea está completamente hecha: siempre hay más que hacer, y así se mantendrá.

Un municipio implica una carrera de largo aliento que no hay que tener miedo de correr.

En mi caso en particular, para poder propiciar el desarrollo de la comuna y avanzar en la mejor dirección según las necesidades de los vecinos, se me ha hecho vital capacitarme constantemente y estar despierto ante qué es lo que pasa en otras ciudades y países.

La participación de jóvenes en la comuna

Concurso emprendimiento
Concurso de Emprendimiento Escolar Lo Barnechea Emprende, ejecutado por ONG LabSocial. Primer lugar: Walo’s y Alimento del futuro.

 Además de nuestra edad como ciudad, está el porcentaje de población que va desde niños y adolescentes a los adultos jóvenes. No queremos que después de cierto punto, ellos migren de nuestros confines, si no que decidan vivir toda su vida en Lo Barnechea.

Es por eso que es necesario también adaptarse a los jóvenes y acá está el concepto que he mencionado antes: innovar. Y que como he dicho muchas veces no se trata sólo de tecnología, si no de buscar nuevas maneras de hacer las cosas, de llevar la gestión, y llegar a la gente.

Para mí, siempre ha estado claro que no nos podemos quedar quietos. Que en el actuar municipal y gubernamental, es necesario el movimiento, porque somos una sociedad en movimiento. Y este 2019 también continuaremos con este norte, pues vamos por más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.