Patrimonio medioambiental Lo Barnechea
Si bien dentro de la región Metropolitana no es la regla, muchas comunas de Chile lidian con el beneficio de contar con un entorno natural, reservas o parques que proteger. Y a la vez disfrutar.

En Lo Barnechea tenemos la misma situación. A la vez de representar un desafío, también es de una tremenda riqueza, ya que nos permite tener presente a nuestra fauna y flora nativa y paisajes a minutos de casa que cualquier vecino puede disfrutar.

Desde esta perspectiva, se debe estar en constante búsqueda de nuevas estrategias que, frente a los cambios climáticos o de urbanización, mantengan un espacio seguro para los animales, y también involucrar a la comunidad en este proceso.

Dentro del gran Santiago, en la comuna que hoy trabajo tenemos el privilegio de contar con un acceso directo a la Cordillera. Ésta provee de diversos parques y quebradas, una vista privilegiada en la capital.

Pero este privilegio requiere de una intención comunitaria de mantener dichos espacios. Es por eso que cada año replanteamos los esfuerzos y educación involucrados.

Una tarea que requiere de la comunidad

 Parte de esto son las caminatas y encuentros que propiciamos durante el año. Esto ocurre principalmente en verano, junto a centros de vecinos o escuelas, o abiertos a la comunidad.

Se realizan caminatas o senderismo en los que expertos enseñan sobre la flora y fauna nativa de Yerba Loca, por ejemplo.

A la vez, en estas actividades se urge la ayuda de vecinos para recoger escombros. En muchos casos, siendo esta la convocatoria inicial.

De esa manera hemos podido reunir entretención, aprendizaje y cooperación conjunto a los residentes de Lo Barnechea.

Lo valioso de estos encuentros es la conexión de grandes y pequeños, con lugares que no conocían de su comuna. Queremos que se sepa con qué se habita, de qué somos parte. Y este sentido de pertenencia incluye en gran manera al medio ambiente.

Las áreas verdes conectan. Nos permiten descansar, y a la vez hacernos parte de las mismas. Y cuando son disfrutadas en comunidad, exploradas, este compromiso crece.

Cada año más vecinos se suman a las tareas de recolección de escombros o paseos que existen de parte de otras entidades comunales.

Por lo que sabemos que hemos construido un buen camino, del que todos quieren ser parte.

Colaboración como pilar principal

 A la par de la comunidad, debido a la complejidad geográfica de la comuna, es necesario trabajar en constante comunicación con organismos especializados y expertos en materias como botánica, animales y medio ambiente.

En todo orden de cosas vemos la necesidad de trabajar en conjunto con instituciones apropiadas. De no creer que lo podemos hacer solos, porque sólo soy alcalde, no veterinario. Y así vecinos y municipio.

Requerimos el constante apoyo del SAG, de la CONAF, de profesores y voluntarios con los que se ha construido este camino, este espíritu de cuidado de nuestro territorio. Uno que queremos transmitir, en especialmente a niños y niñas que tienen el desafío por delante. Y así continuar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.