Felipe Guevara - Rodeo

Cada año son más las comunas que se abstienen a practicar el rodeo en instancias como las recién pasadas Fiestas Patrias. Si bien es una costumbre que no se practica de manera tan palpable en todas las regiones del país, sí hay ciudades que tienen los espacios, capacidades y tradición de llevarlas a cabo. En los pasados años, estas se han ido restando públicamente de una actividad que es considerada como costumbre nacional por muchos.

A pesar del debate y la discusión que este tema ha traído, hay municipios que dicen no hacer oídos sordos a la comunidad ni a la realidad de violencia animal en algunas circunstancias relacionadas al rodeo. Sin embargo, mantienen la tradición – en especial para fechas como el 18 de septiembre, habilitan los espacios disponibles para este deporte y abren la oportunidad de que grandes y pequeños puedan disfrutar de esta actividad típica del país. ¿Representa esto un conflicto, o es una manera de preservar lo que el pueblo chileno es?

A preguntas como estas no teme responder Felipe Guevara, alcalde de Lo Barnechea. La autoridad defiende que en su comuna se quieran mantener estas instancias de recreación y deporte, que fortalecen el amor por la tradición que, en sus palabras, caracterizan a su comuna.

Tal como él explica, Lo Barnechea ha nacido como una comuna tradicional, y así se ha mantenido hasta el día de hoy. Eso incluye al rodeo, que por más polémico que parezca, es esencial para algunas familias del sector. Además, ha pasado a ser – en conjunto con otras tradiciones – parte de las actividades típicas que se mantienen entre la población: “Acá hay mucha gente de a caballo. Cuando se hace Cuasimodo, una fiesta que se hace antes de semana santa – una fiesta religiosa, donde van desde las 6:30 de la mañana a acompañando al cura – aquí participan 800 caballos, una cantidad enorme, yo no sé de dónde salen tantos caballos, y por lo tanto el rodeo es una de las tradiciones aquí en Lo Barnechea”.

De todos modos, Felipe Guevara se preocupa de aclarar que preservan la costumbre con respeto también hacia los animales, y se encarga de poner los puntos sobre las íes en ese sentido. “Hay dos tipos de rodeo.”, aclara, “El rodeo es algo que se hace dos veces al año, en la Cordillera, cuando los arrieros sueltan a los caballos para que vayan a pastar al cerro, cierto, en primavera o verano. Los deben ir a buscar después, y como eso se demora 5 o 7 días, buscan a los animales que han estado pastando durante meses, ahí se juntan todos y a eso se le llama rodeo, porque van a rodear los animales. Y ahí los cuentan, los marcan – porque algunos terneros y potrillos nacen en ese tiempo – y a los mal portados los capan, los marcan, los cuentan, los capan. Y ese rodeo se hace aquí en la cordillera. Y luego está el otro rodeo, el típico que la gente conoce, con novillos. Y aquí se hacen rodeo femenino – cada vez hay más mujeres interesadas en el rodeo -, rodeo laboral (los clubes laborales, de trabajadores de campo) y clubes federados (federación de caballos). Y tenemos una medialuna muy bonita, es la única techada en las graderías, de manera de que cuando hay lluvia o mucho sol se usa con normalidad”.

 Muchos podrían decir que esta actividad, y en específico, el actuar de la Municipalidad de Lo Barnechea, mantienen un maltrato animal significativo. Estos fueron cuestionamientos que a la luz de las pasadas Fiestas Patrias no fueron simples de tocar. Pero el edil remarca que “Nosotros creemos que no hay violencia animal en el rodeo”.

“Primero, por regla, los novillos usados en un rodeo es su primera y única vez en el rodeo. Ellos aprenden. Entonces les dan tres vueltas y listo, sería su participación. Y ese ganado ya no se puede usar para otro rodeo. Por lo tanto, lo que les ocurre, es lo mismo que cuando están en un potrero o en el campo. Los huasos, en la mañana, los mueven de un lado para otro, los persiguen, tienen que ir al trote, es exactamente lo mismo de lo que ocurre en el rodeo. La única diferencia es que cuando se mueve el ganado en el campo ─todos los días─, y esto sólo pasa una vez en la vida del novillo”, recalca la autoridad que ya lleva varios años en el cargo más alto de la comuna de la Zona Oriente.

Según Felipe Guevara, desde los albores de la comuna se caracterizó por ser un buen terreno para los animales, en especial los caballos y su alimentación durante dicha fecha. Por lo que es difícil en las prontas generaciones, poder cambiar esta idea, que prevalece en gran parte de la comuna. De todos modos, en la comuna se reglamenta la actividad para que la tradición no termine en un espectáculo de violencia animal.

Además, el alcalde de Lo Barnechea expone que el mayor sufrimiento no lo sufren los novillos involucrados en la persecución del rodeo: “Lo que los animalistas no entienden es que el caballo es el que sufre, no el novillo. Que un novillo corra de un caballo ─eso pasa todos los días─, pero no para el caballo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.