Reuniones familiares

Ya estamos enmarcados en un nuevo 18 de septiembre, uno de los más largos en el último tiempo. Más allá de las celebraciones que conocemos y muchos esperan, esta parece ser una fecha especial que convoca altamente a la familia y amigos.

En medio de todas las ramadas y actividades que como toda municipalidad tenemos en Lo Barnechea, me gusta transmitir este último punto debido a la carga emocional que este tiene.

Hay quienes pueden no tomarlo mucho en cuenta, pero constantemente estamos aprovechando el 18 para compartir con los seres queridos. Familia, amistades cercanas, reencuentros con personas que hemos perdido de vista. Y esto no es menor.

Este es un tiempo para disfrutar en familia. Celebrar a Chile reconciliándose con quienes se tiene algún problema, dando tiempo a la comunidad de poder fortalecer lazos.

Personalmente veo el 18 de septiembre con un potencial igual al de Navidad: es un tiempo para disfrutar en familia, dedicar tiempo a esta misma y a aquellos parientes o seres queridos que no siempre logramos ver.

Particularmente este 2018 ha propiciado aún más esto al tener tantos días: son 5 días totales de festejos, que se pueden usar para tiempo libre, entretención, compañerismo y descanso.

El 18 de septiembre es un tiempo para olvidar rencores y disfrutar. Porque si algo hacen las Fiestas Patrias es unir: todos en torno a la misma causa, en la misma actitud. Independiente de cómo las vivimos y/o nos relacionemos con la nación. Es una época que habla de las tradiciones, de las raíces.

Una oportunidad para buscar ser comunidad con el vecino y con las diferentes empresas e instituciones, iglesias, no ser islas. Que es algo que se suele dar en la sociedad actual.

En Lo Barnechea he procurado plasmar lo que veo en cada vecino: ganas de compartir con el que vive al lado, con las familias, de convivir y mantener las costumbres, y de salir del individualismo.

La correcta forma de relacionarse, en definitiva, hace que la vida de todos sea mejor. Esa es la clave en mi gestión como alcalde. Compartir de manera que le demuestre al otro lo que me importa, y que valoro el tiempo en comunidad.

Además, estas son grandes oportunidades para escuchar los problemas del otro, para involucrarnos en la vida de la ciudadanía, de los pares. De generar empatía.

Finalmente, los ojos del carabinero, del bombero, de las diferentes personas son los únicos que ayudan a mejorar esto – el diario vivir de una comuna – y la única manera de conocer un territorio es conocer los problemas que aquejan y para eso requieres más miradas, más comunidad, escuchar, y generar estos vínculos.

Creo que una gran cosa tenemos en Chile y es que la familia es lo primero. Y es eso lo que nos une. Por eso es tan importante el 18 y mantener vivas las tradiciones que nos hacen lo que somos.

Para mí, es una invitación a compartir este sentir y decir a mis vecinos: vayan, reconcíliense, disfruten de la chilenidad que compartimos y seamos la comunidad que tanto deseamos ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.