Felipe Guevara - Campamento Juan Pablo II

A comienzos de marzo se comenzaron los trabajos del desarme del último campamento de nuestra comuna: Juan Pablo II. Fue un proceso de años, pero a paso seguro, en el que buscamos como Municipio, erradicar campamentos y mejorar la calidad de vida y de viviendas de todos los vecinos.

Son más de 350 familias las involucradas, que han sido trasladadas momentáneamente a viviendas transitorias, en la espera a sus nuevos y definitivos hogares. Un desafío que como alcalde confieso, no fue fácil, pero llena de orgullo haber sorteado las dificultades por una sociedad más justa y tener nuevas construcciones dignas para todos quienes son parte de nuestra comunidad.

Ha sido un proceso duro, una de las metas más ambiciosas por cumplir como Municipalidad de Lo Barnechea. Pero porque nuestra motivación principal es poder trabajar en beneficio de todos nuestros vecinos: transversal en cuanto a educación, nivel económico, y barrio.

¿Qué planes hay para después del desarme?

Luego del desarme, está la etapa de construcción de las nuevas viviendas sociales, que serán las mejores que se pueden encontrar en este país. Y con esto, queremos cambiar cómo los municipios ven el desafío de habilitar estas construcciones. Es importante buscar, consultar con diversos expertos, asesorarse con los mejores arquitectos: dar lo mejor de aquello que esté a nuestro alcance.

El Campamento Juan Pablo II está ubicado en la ribera norte del Río Mapocho. Este terreno entre La Cabaña y Puente La Dehesa va albergar un proyecto que nos llena de orgullo, que nos conmueve, y que esperamos pueda inspirar a otros municipios. Pero, por sobre todo, que de una mejor calidad de vida a aquellos miembros de la comunidad que hoy está en hogares provisorios.

Son 380 las nuevas viviendas que se van a construir, financiado en complemento por el aporte de las familias, el municipio, y subsidios del Servicio de Vivienda y Urbanización (SERVIU).

Mi gestión como alcalde es sólo un agregado. Personalmente, he luchado mucho por este proyecto. Recuerdo mi primer periodo y cómo veía el desafío de los campamentos en la comuna, en nuestro país. Y era necesario aprovechar los recursos y oportunidades disponibles.

En total, las viviendas tienen un valor de 2.500 UF cada una, sin incluir el valor del suelo; pero las familias sólo pagarán 50 UF. Estas contarán con conexión a red de agua potable, instalación de gas, y calentamiento de aguas a través de paneles solares. En un esfuerzo incorporamos un innovador sistema que logrará que el agua caliente pueda ser más económica para estas familias, y además va en dirección hacia nuestros esfuerzos por hacer de la comuna, más sustentable.

¿De qué me he preocupado?

Como alcalde de Lo Barnechea, me preocupé de hacer eco tanto de las necesidades y requerimientos de los pobladores, como también de hacer de este nuevo barrio, uno que cuente con las mismas comodidades y beneficios que el resto de la comuna: áreas verdes, máquinas de ejercicios y juegos para niños son incorporados en este sentido.

Ya he dicho en otras oportunidades: sería fácil llegar y decirle a los vecinos que deben cambiarse de comuna porque vamos a erradicar el campamento. Se soluciona su problema de vivienda, pero los dejaríamos sin sistema de apoyo, quizás incluso sin trabajo. Afecta a los niños, a los adultos, a ancianos. Más cuando están participando activamente en nuestra comunidad, y en Lo Barnechea todos los vecinos son muy activos, aprovechando todas las instancias y actividades que hacemos por ellos, para ellos.

Hubiese sido quizás más rápido y de menor costo llevar a los vecinos a Las Condes, Puente Alto, Maipú ─cualquier comuna, ¡es un ejemplo! Pero cada uno de ellos tiene redes, un sistema, una rutina aquí. Una vida, y sacarla de eso los haría aún más vulnerables.

Ya se habían hechos grandes esfuerzos con proyectos como Las Lomas I y II, en cuanto a mejoría de viviendas sociales. Esto no existe en Chile, que tengan 70 metros cuadrados, que se puedan ampliar a 90 y que tengan esta cantidad de áreas verdes y complementos. ¡Todo es parte de nuestra prioridad! Y parte del plan para terminar con los campamentos no sólo en el municipio, sino en Chile.

Ahora nos encontramos en el trato del suelo mientras se termina de desarmar el Campamento Juan Pablo II. Esperamos en el tiempo estimado, mostrar la nueva cara de este vecindario, más digno y completo para nuestros vecinos.

Un comentario en “La transformación de Lo Barnechea por el desarme del Campamento Juan Pablo II”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.