Farellones

No sólo la necesidad de un plano regulador urbano es necesario en comunas que colindan con el mar. Una discusión que se ha extendido a lo largo de los años en diversas ciudades de nuestro país es la que llega hoy a Lo Barnechea, a instaurarse desde una nueva arista: la importancia de rayar la cancha en cuanto a construcciones y habitabilidad de sus sectores precordilleranos.

Las zonas montañosas suelen estar más deshabitadas por su lejanía con los centros urbanos. Aún en la Región Metropolitana esto no se aleja de la realidad, por lo que las autoridades municipales han decidido poner la situación en perspectiva, previendo cualquier construcción que no cuente con ciertos criterios y generando un marco regulador en las áreas rocosas y nevadas que le atañen.

Así fue el caso de Lo Barnechea, quienes decidieron tomar medidas al respecto y dar notoriedad al tema. Y no es algo nuevo: desde el año 2003 que en la comuna se discute el normar las zonas montañosas que corresponden a sus límites territoriales. Se había mantenido la convicción, e insistido en fijar límites y cerrar acuerdos que concretaran pasos a seguir, pero nada había claro hasta ahora, 14 años después de la primera idea.

Durante el pasado mes de septiembre, el consejo municipal, en conjunto con el alcalde Felipe Guevara, lograron dar un paso más: en su última sesión finalmente se dieron frutos de su trabajo constante para normar el área de montaña. Consultando e involucrándose directamente con vecinos, empresas y las mismas autoridades, acogieron 3.200 observaciones a la propuesta de normativa, documento que fue aprobado de manera unánime para publicar como avance.

Esto incluso se comunicó a los medios de comunicación. Durante años se han ido buscando avances al respecto, con el objetivo de generar un plan que asegure parte de las canchas en los centros de deporte y recreación invernal. Tales son: Valle Nevado, La Parva y El Colorado, tres de los establecimientos más grandes en este ámbito a nivel nacional.

Además, se considera una zonificación que protege a Manzanito, La Paloma, Osito, y se pretende recuperar la zona de La Parvita. Todo lo mencionado compete al municipio de Lo Barnechea, que con ahínco han establecido el querer cuidar y generar medidas de mayor protección ante estos recintos.

La idea es generar no sólo un aseguramiento de dichas zonas, sino también normar el uso de ellas, construcción, habitabilidad, entre otros. Por ejemplo, una de las ideas propuestas y que se pretende llevar a cabo es la creación de áreas verdes en El Colorado, derivando recursos al hermoseamiento y cuidado de sus alrededores.

La altura de edificación de las tres zonas también ha sido un punto importante y controversial a tratar. Sea en el campo, mar o montaña, este siempre suele ser un punto de quiebre, a veces cediendo los municipios a las inmobiliarias por la inyección de inversión y recursos en sus comunas. Este no ha sido el caso en Lo Barnechea, donde el turismo de montaña es su gran fuerte, por lo que pretenden preservar las normas de la mejor manera que se pueda. Y para potenciar aún más ese nicho, es importante mantener la vista, visibilidad y armonía en construcciones en precordillera. También se prohíbe que haya hogares y habitantes fijos en el borde que compete a Farellones y La Parva.

Como explicó Felipe Guevara a los medios, después de 14 años por fin se han llegado a acuerdos que permitan avanzar en el buscar normar uno de los patrimonios más importantes para la comuna y sus vecinos.

Además, se dieron más detalles sobre lo que será el Parque Farellones, que moderará los sectores precordilleranos de Manantiales y Yaretas.

“Se pondrá fin a un desarrollo irracional, habrá una altura y densidad limitadas”, señaló el alcalde de Lo Barnechea. “Antes no había definición de uso y se podía hacer cualquier cosa. Se pone fin a ese descontrol urbanístico. Hemos incorporado el concepto de desarrollo sustentable, protección de humedales y que no se pueda construir en las zonas que tenga riesgo de avalanchas”, comenta sobre las observaciones que se integraron a la propuesta presentada durante el mes pasado.

Finalmente, se espera tener respuesta y especificaciones del plano final sobre el Parque Farellones de acá a fin del 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.