Limpieza quebrada Quiscas

En pleno mes de octubre, la temperatura y las condiciones climáticas se van adaptando para recibir al verano, y con ello, se abre un nuevo mundo de posibilidades sobre actividades al aire libre. Por lo mismo, parte de los de las municipalidades y los vecinos es el ocupar estas posibilidades para reunir a la comunidad de diversas formas.

El alcalde Felipe Guevara considera que los parques, áreas verdes, quebradas y otros espacios verdes son vitales para el bienestar de la comuna y de la ciudadanía. Su mantención, en veces, resulta difícil por el gran espacio que ello abarca y la poca conciencia que hay sobre el cuidado y responsabilidad para con la flora y fauna y el espacio común. Es por lo mismo que en algunas comunas que colindan con grandes zonas de paseo o vida salvaje, se ha vuelto una necesidad involucrar a la comunidad. Esto por dos factores: para promover su uso y cuidado, y también al requerir ayuda en su mantención.

En este sentido la Municipalidad de Lo Barnechea, en conjunto con los vecinos, decidieron tomar cartas en el asunto este 2017. Y una de las primeras actividades que los ha convocado en torno a esto es la limpieza de la Quebrada Las Quiscas, realizada el sábado 21 de octubre.

Si bien es primera vez que se lleva a cabo la limpieza en este lugar, desde el año 2012 el municipio hace un llamado abierto a la ciudadanía en pos de solicitar ayuda para un trabajo conjunto. Pero nunca se había hecho para esta quebrada. La convocatoria es abierta a dos limpiezas más, pero el 21 a las 11:00 horas se dio el puntapié inicial.

La Municipalidad llama a la comunidad a realizar este trabajo en conjunto desde hace 5 años, ya que de ese modo se puede y pretende resguardar el hábitat de la fauna local, y también se educa de manera directa a los vecinos de Lo Barnechea de manera directa sobre el cuidado del medioambiente. Además, al tener una experiencia cercana con el lugar, el apego y observación de este producen un efecto positivo que refuerza la conciencia sobre la mantención que este tipo de espacios debe tener. Y es algo que está en las manos de todos, no sólo de las autoridades.

En las versiones anteriores, cuatro hasta el momento, se habían abarcado otros espacios. El Manzanito, La Parva, entre otros, habían sido intervenidos en conjunto por guías y ciudadanos. En este turno de Las Quiscas ─que queda al final de Avenida La Dehesa─, quebrada que está a 6.000 metros de altura.

Aprovechando el trabajo, se hace con los vecinos un recorrido por guías expertos que permite conocer bien el lugar y disfrutar, al mismo tiempo de que se evitan accidentes, se entregan habilidades, y se explora en conjunto el espacio, lo que permite que los habitantes de la comuna generen un apego con la quebrada en la que están trabajando y puedan en enseñar su cuidado a amigos y familiares.

Esta también es una buena medida de parte de la municipalidad, como manera de reducir el riesgo de y prevenir la posibilidad de extravío de personas en excursiones sin supervisión por zonas verdes, parques y áreas montañosas como Las Quiscas.

Después del recorrido, los voluntarios reciben material de apoyo para ampliar sus conocimientos sobre la flora y fauna de la comuna. Posteriormente se procede a limpiar los escombros que hayan. Estos y la basura, son en su mayoría desperdicios generados por el humano y que voluntariamente se desechan en la quebrada. Una realidad lamentable, pero ante la cual la comuna prefiere optar por la proactividad y educación de los sujetos.

“Es una gran iniciativa que seguiremos replicando, dado el positivo impacto que genera en los más jóvenes”, señala el alcalde Felipe Guevara. “Les da un sentido de responsabilidad con su entorno natural que se perpetúa en el tiempo”, agrega.

Y su observación es crucial. Debido a la baja o escasa vigilancia constante en espacios como estos, se presta para que la comunidad no se regule en cuanto a botar desperdicios de diversa índole, generando un impacto irreversible en la flora y fauna local.

Por cada jornada se reúnen cerca de 70 voluntarios para hacer la limpieza. Entre ellos: adultos, niños, jóvenes (muchas veces llegan a partir de vinculación con colegios), agrupaciones varias y scouts. También acuden año a año gran cantidad de vecinos que están interesados en aportar al medio ambiente, cuidado y conocimiento de la naturaleza.

La limpieza permite retirar 1.500 kilos de basura anualmente, que se generan principalmente de escombros de responsabilidad humana.

También se estarán realizando más limpiezas el sábado 18 de noviembre en quebrada Cerro 18 y finalmente en quebrada el Manzanito (La Parva).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.