Fake News
Hoy por hoy, el concepto de fake news se encuentra más presente que nunca. Y estas se han vuelto un arma peligrosa, en especial contra instituciones y personajes en cargos públicos.

Debido a que mi carrera me posiciona en una postura más visible, así como quienes conviven en la arista política también comprenden, esta nueva manera de comunicar se ha visto instaurada como práctica en los medios, ante lo que es difícil de competir en la época de redes sociales.

Entonces, ¿cómo lidiar con esta situación? Sin duda es un reflejo más de que la política ya no es como antes, aunque nada es como antes.

La difusión de información falsa gratuitamente, con estrategias o mera ingenuidad tras ello, puede ser tanto un peligro como una oportunidad. Pero a la vez implica un desafío: de saber adaptarse, de ceñirse a la transparencia, y darse a conocer a la comunidad.

Protección de datos y transparencia

 Sin duda lo anteriormente planteado no es una simple “amenaza”, es una constante posibilidad. Como parte del quehacer municipal, esto también me es un llamado a estar al tanto cómo contribuir a la seguridad digital de los vecinos.

Pueden parecer temas alejados, pero finalmente, todo se vincula: así es la era digital. La protección de datos de mis actividades como alcalde no sólo me permite buscar ganar la confianza del otro, si no que también propicia la transparencia, mejor herramienta contra las “noticias falsas”.

Hoy se habla mucho sobre “posverdad” dentro de este mismo ámbito. Pero la verdad es que no creo en contraatacar o crear una estrategia contra este fenómeno: la confianza se gana con hechos y estos hablan por sí solos.

Esto sería lo que podría contar sobre mi experiencia como autoridad, observador también de cómo las llamadas fake news se han inmiscuido en el escenario político nacional.

Abrir espacio al diálogo entre autoridades y ciudadanos

Como mencioné en un comienzo, hay una delgada línea entre el desechar una información falsa, o realmente creerla y malinterpretar a los involucrados. Hay rumores, hay desencuentros, y las redes sociales parecen ser el espacio propicio para darles doble lectura.

Por eso es que la cercanía con la comunidad es clave, y el perseverar en esa línea. Es fácil juzgar por titulares a autoridades, comunas, gobiernos, incluso líderes culturales. La tarea ahí es aprovechar los espacios disponibles de expresión y plataformas para certificar la información.

Más allá de esto, como alcalde creo que el objetivo es enfocarse en el quehacer y en levantar iniciativas y proyectos que hablen por sí solos. Y que sean reflejo de un trabajo colectivo, en el que todos los vecinos y vecinas se involucren e informen en primera persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.